Idea de proyecto

La identificación del potencial del niño y la niña

En primer lugar, necesitamos identificar si estamos tratando con un niño o una niña hipersensible o no. La evaluación inicial de las características temperamentales se basa, a menudo, en el análisis de comportamientos, que en el caso de los niños y las niñas hipersensensibles (veáse el Informe Systematic Review) puede confundirse, en su evaluación clínica, con trastornos como la hiperactividad o el trastorno de integración sensorial. La aplicación de una herramienta fiable para la evaluación de la hipersensibilidad, que se adapte específicamente a los requisitos (un cuestionario con preguntas sobre el niño y la niña), debe ser la primera etapa del proceso de apoyo para los niños y las niñas hipersensibles, sus familias y su entorno cercano. Por lo tanto, el primer paso que está orientado a apoyar a los niños y las niñas hipersensibles consiste en desarrollar una herramienta (cuestionario) útil para padres y docentes.

Educación y apoyo a padres y profesores

En los estudios relacionados con el desarrollo de los niños (Hornowska, Brzezińska, Appelt, Kaliszewska-Czeremska, 2014, pp. 9) “se está considerando más frecuentemente el papel del espacio de desarrollo, centrándose en la importancia de la estimulación, cuya fuente es el entorno inmediato del niño, especialmente el hogar familiar como el primer entorno físico y social con el que el niño está en contacto. Cuanto más pequeño es el niño, más importante para su desarrollo es la estimulación ambiental y, por lo tanto, la calidad del medio ambiente (Pluess y Bielsky, 2013; Pluess et al., 2017).

El apoyo adecuado a los niños hipersensibles es especialmente importante a la luz de la investigación más reciente. E. N. Aron, A. Aron y K. M. Davies (2005) señalaron que, bajo condiciones de crianza en un entorno familiar inadecuado, las personas hipersensibles presentan más probabilidad de experimentar depresión y ansiedad. A su vez, Miriam Liss et al. (2005) demostraron que niveles bajos e indadecuados de cuidado parental de niños hipersensibles están directamente relacionados con incidencias posteriores de depresión (después: Liss, Mailloux, Erchull 2008). En primer lugar, se debe prestar atención a la provisión de condiciones adecuadas para el desarrollo de los niños. De acuerdo con el modelo humanista, la crianza de un niño es el proceso de apoyo al desarrollo destinado a alcanzar la madurez plena en las esferas física, psicológica, social y espiritual (Gaś, 1999, 2006). Tales relaciones entre padres e hijos requieren de la participación de ambos, padres y hijos.

Un foro para intercambiar experiencias

El intercambio de experiencias de los padres, así como el intercambio de éxitos y dificultades son una fuente de apoyo natural. En la actualidad, el contacto directo suele ser reemplazado por un sustituto, una relacion online, y las personas aprenden sobre los patrones de comportamiento social y la universalidad de problemas específicos en los medios de comunicación. Una solución de compromiso puede ser la organización de un espacio/plataforma online, donde los padres puedan acceder a información fiable sobre la hipersensibilidad y compartir sus propias experiencias. El conocimiento y la capacidad para apoyar a personas hipersensibles también son importantes para otros adultos (maestros, coordinadores de clases, consejeros escolares) importantes en la vida de los niños. Comprender la sensibilidad y las habilidades temperamentales de los niños para apoyarlos podrían contribuir sustancialmente a las actividades de prevención escolar, particularmente en el campo de la profilaxis/prevención universal.

Trabajo concienzudo con niños hipersensibles

Por lo tanto, la planificación de apoyo para niños hipersensibles no trata de modificar sus rasgos de personalidad. El trabajo concienzudo no implica la interferencia con un rasgo ni considerar la hipersensibilidad como una desventaja o un problema a tratar, sino que el trabajo se centra en brindar condiciones en las que los niños hipersensibles puedan tener las mismas oportunidades para desarrollar su potencial. Cuando los cuidadores adultos estén capacitados para proporciar un nivel adecuado de apoyo a los niños hipersensibles, se debe prestar atención a las tareas de desarrollo en edad preescolar y primaria. Debemos proporcionar apoyo “en algo”. De acuerdo con las hipótesis del proyecto, deben apoyarse las tareas de desarrollo apropiadas a la edad del niño.

E. N. Aron, en su publicación “The Highly Sensitive Child” (2015) menciona cuatro pilares fundamentales de trabajo con el niño hipersensible. Se asume el entrenamiento de padres y maestros en las siguientes áreas:

  1. trabajar en el desarrollo de una autoestima adecuada para el niño (fortalecimiento de la autoestima),
  2. reducir el sentimiento de vergüenza del niño (reducción de la vergüenza),
  3. disciplinar sabiamente al niño (Disciplina sabia),
  4. animar al niño a hablar sobre su propia sensibilidad (Conocimiento sobre cómo hablar de la sensibilidad)

Poder proporcionar apoyo en la provisión de condiciones adecuadas para el desarrollo del niño